13 de octubre de 2014

Nada es necesario si tú no estas

Estés donde estés seguramente ya no me recuerdes.
Puede que recuerdes mi colonia,
aquel lunar que tanto te gustaba,
o tal vez únicamente recuerdes mi nombre,
tal vez ni si quiera eso.
Pero yo aun recuerdo cada sonrisa tuya,
cada noche contigo,
todas tus manías raras,
puedo decirte la fecha de tu cumpleaños
sin vacilar,
puedo recordar como te gustaba el colacao
y los huevos, nunca revueltos.
Las paredes no me dejan respirar,
ni olvidarte.
Nadie merece esta prisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario